PABLO A. PIZZURNO

 

Nació  en  Buenos  Aires el 11 de julio de 1865.
Murió en Buenos Aires el 24 de marzo de 1940.

Pablo   A.   Pizzurno   fue   uno   de  los  más  destacados  pedagogos argentino del siglo XX.
En 1882,  recibió  el  diploma de  Maestro Normal  e, inmediatamente, comenzó  a  dictar clases  en la Escuela Normal  de Profesores.  En 1884, fue designado   director  de  escuela, en  un  establecimiento de  Balvanera  (en la Capital Federal).

Un  año  después, ingresó  al  plantel  docente  del Colegio Nacional, y creó, en la Escuela  Gratuita de Subprefectos  y Ayudantes, la Cátedra de Pedagogía.

Por ese entonces,  Pablo A. Pizzurno, que sólo tenía 20 años de edad, comenzaba a destacarse como conferencista y como  articulista  en  las  más  importantes revistas educativas de Buenos Aires.

En 1887, fue nombrado director  de la  Escuela Superior, y en 1889, fue  delegado del  Consejo Nacional de  Educación  a la  Exposición Internacional de París.  En ese viaje a Europa, Pizzurno debió  además  visitar y  estudiar las  formas  pedagógicas  utilizadas  en  los  establecimientos educativos del Viejo Continente.
Esta  investigación   se   reflejó   en   numerosos  informes  y  monografías,  que  luego  fueron publicadas por el Consejo Nacional de Educación.

En 1890,  creó y dirigió  el  Instituto  Nacional  de  Enseñanza  Primaria  y Secundaria. En 1891, fue designado también  titular de la  Cátedra de Castellano de la Escuela Normal de Profesores.

Dos años después,  junto a  Alfredo Ferreira, creó  la revista pedagógica  La Nueva Escuela, en  la cual  publicó  sus ideas  de renovación de la enseñanza en todos los niveles  educativos. Muchas de estas ideas  se  vieron  plasmadas   en  la  práctica  poco  tiempo  después, cuando, por  ejemplo,  se  impusieron  las  clases  de educación física en todas las escuelas del país, en 1893.

En 1897, pasó a integrar  la  comisión  encargada  de renovar  los  programas  de estudios  de  las  escuelas  de  Capital.  Al año  siguiente, fue  no nacionales, escuelas normales  e institutos  especiales   de  la  Nación.  En  1900,  fue   ascendido  a  Inspector  General  de la  Enseñanza  secundaria, normal y especial.

En 1902,  presentó  ante  el  Ministerio  de Instrucción Pública un informe  en el que recopilaba  todos los métodos de enseñanza y planes de estudio  desarrollados en el país  hasta esa fecha, a  la  vez  que   proponía  numerosos  cambios  en  la metodología  pedagógica y en las formas de enseñanza.

Luego,  en   1904,   fue  interventor  de  varias   escuelas  normales  del  interior  del   país (en Santiago  del   Estero,   Córdoba,   Catamarca,   etcétera)   y   fue   profesor  del  Instituto   de Profesorado Secundario y del  Colegio  Nacional del  Noroeste, cargos  que  abandonó en 1905, cuando  fue  nombrado  Inspector Técnico General de la Enseñanza.

Posteriormente, Pizzurno  ocupó  distintos  cargos relativos a  la gestión  educativa en el ámbito nacional y provincial, y  desarrolló  una vasta trayectoria  como conferencista y ensayista.  
De estos trabajos surgieron  muchas de   sus obras escritas: Pininos, un  texto de lectura para escuelas  primarias (1922);  tres tomos de los Textos de   lectura  corriente;  Consejos  a  los   maestros  (1906);   La  educación  común  en  Buenos  Aires  (1910);  El  Instituto Superior   Nacional   de  Educación   Física  ( 1914);   El   profesor  secundario    (1915); Vacíos de  la educación  primaria (1916);  La  escuela  y   el  progreso   social   (1928); Educación General (1938), entre otras.

Pablo Pizzurno murió  el 24 de marzo de 1940.   Era  considerado  entonces, como en la actualidad, uno  de los más  destacados educadores  del país, y  un  renovador de la enseñanza básica de la Argentina.

Más información aquí: WIKIPEDIA - MENDOZA.EDU.AR - EDUC.AR
 


Inicio